Buscar el siguiente contenido...

Sandra Marcelina Tope Toichoa, fundadora de Sandra Martt

Compartir

“Es importante innovar, apostar por el cambio, tener visión y saber adelantarse a las tendencias”

Sandra Marcelina Tope Toichoa

Es una mujer emprendedora y perseverante. Una luchadora que no ha dejado de trabajar hasta hacer realidad su sueño. El resultado es la firma Sandra Martt, una marca de calzados y bolsos con diseños exclusivos y de calidad, orientados a resaltar el lado más glamuroso y elegante de las mujeres que, como la diseñadora, caminan por la vida pisando fuerte.

 

A pesar de estos meses difíciles, hemos conseguido añadir una colección de bolsos que se está vendiendo bastante bien.” Ni el Covid-19 ha conseguido que Sandra Marcelina se aleje ni un ápice de sus planes de consolidar su marca a nivel internacional. Trabajó en los más variopintos empleos antes de lanzarse a crear su propia firma de calzados y bolsos bajo la firma Sandra Martt. Con clientes tan conocidas como la cantante Chenoa, la estilista Verónica Minyun o la periodista Beatriz Cortázar, Sandra nos demuestra que cuando alguien tiene un sueño, debe luchar por él con perseverancia, empeño, determinación y confianza y, sobre todo con esfuerzo, así allanó su camino solventando los baches que todo recorrido empresarial conlleva. Toda ella es el testimonio de que perseguir un sueño tiene recompensa.

P. Si tuviera que presentarse, ¿cómo lo haría? 

R. Como una mujer emprendedora de Guinea Ecuatorial que no ha dejado de trabajar para conseguir su sueño. Viví en España durante 14 años y estudié Contabilidad y Finanzas en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Actualmente resido en Londres, donde tengo establecida la base económica de la empresa Sandra Martt, de la cual soy directora general. A la creación de la firma me llevó mi pasión por el mundo de la moda y el dibujo. Con Alexander McQueen como uno de mis referentes, las creaciones de mis bolsos y zapatos se caracterizan por estar muy cuidadas a lo largo de todo el proceso de producción.

P. ¿Cuál ha sido su trayectoria profesional hasta el momento de crear la firma Sandra Martt?

R. Como muchos otros que decidimos emigrar, mis inicios no fueron fáciles. Dejé un trabajo en mi país como secretaria para empezar desde cero en otro que no era el mío. Al año y medio de trabajar como niñera, conocí a un arquitecto. Él me ofreció trabajar como secretaria en su empresa. Después de varios años como secretaria, decidí dejarlo todo y ponerme a estudiar. Mi trayectoria profesional cambió. Empecé la carrera y comencé a trabajar como auxiliar contable en una gestoría en Madrid. Es el lugar donde más crecí profesionalmente. Aunque estudiar Contabilidad no era lo que yo quería, era muy consciente de que el mundo de la moda y el diseño no era, ni es, una industria fácil, y el mercado es muy competitivo. Por tanto, realizar estos estudios me proporcionaba una estabilidad económica segura. Trabajaba en la asesoría por las mañanas, por las tardes iba a la facultad y mis ratos libres me los pasaba dibujando. Estudiar y trabajar al mismo tiempo era muy estresante y vi en el dibujo una forma de escape. Me relajaba y me ayudaba a desconectar. Lo más curioso de todo es que solo dibujaba calzado ¡soy muy fetiche! La vida puede ser del color que queramos pintarla, pero cuando tienes un sueño y determinación, cualquier ocasión que se te presente, debes considerarla como una oportunidad, como un paso que te acerca a tu objetivo.

“Sin estudios ni el conocimiento adecuado, cualquier idea será como construir una casa sin cimientos”

Sandra Marcelina Tope Toichoa

P. ¿Cómo surge la idea de crear una firma de zapatos?

R. Hace años estaba en una cafetería y me dejé olvidados mis apuntes y mi cuaderno de dibujo. Volví a la cafetería y no los encontré. En uno de mis cuadernos tenía apuntado mi número de teléfono. Días más tarde recibí una llamada de un señor. Me dijo que tenía mis apuntes y que quería quedar conmigo para entregarlos. Me comentó que había visto mis diseños y que eran muy buenos. Me acuerdo que le miré con cierta desconfianza, pero él siguió hablando. Luego me extendió su tarjeta y me explicó que era representante de marcas de calzado. Añadió que, si me apasionaba diseñar, debería tener un conocimiento real sobre ello. Me apuntó la dirección y el nombre de una fábrica en Alicante y me dijo: “si algún día te animas y tienes curiosidad ve a esta fábrica, yo trabajo con ellos. Diles que vas de mi parte y te enseñarán todo lo que necesitas saber sobre fabricación de calzado”. Me informé de qué fábrica era y dónde estaba y, en cuanto tuve vacaciones, me fui a Alicante. Me quedé tres semanas por la zona y en este tiempo estuve yendo todos los días a la fábrica para aprender y ver todo el proceso que conlleva hacer un buen zapato, desde la elección y compra de las pieles a la elaboración de los patrones, selección de los tacones, plantillas, suelas, la importancia del calce, escalar los números, etcétera. Fue una clase magistral. Pregunté cuánto era la inversión inicial para poder sacar una buena colección de calzado y cuando me dijeron que a partir de 30.000 euros me sorprendí mucho. ¡Nunca había visto tanto dinero junto! Sinceramente, lo veía imposible. Pero desde aquel momento, mi ilusión empezó a tomar brillo. Cada día me despertaba pensando en cómo conseguir esos 30.000 euros.

P. ¿Recuerda el momento en el que decidió lanzarse? ¿Sintió vértigo?

R. Sí… ¡y mucho! Al inicio de toda aventura, es inevitable tener miedo, creo que es bueno en cierto modo. Solo que hay que saber sobrellevar ese miedo y evitar que te paralice. Creo que fue el momento y la decisión más valiente que he tomado en mi vida. Fue un punto de inflexión entre la cordura y un punto de locura. Tomar la decisión de crear algo de la nada no es fácil. No todos nos despertamos un día y decidimos invertir todos nuestros ahorros en un negocio como hice yo. Tenía bastante conocimiento, pero me invadía una gran inseguridad. Así que durante varios años fui a eventos, ferias, lugares donde podría conocer gente o seguir aumentando mis conocimientos, conociendo a profesionales del sector y haciendo amigos y eso me ayudó bastante. La parte difícil la tenemos que tomar como un reto porque nos ayuda a darnos cuenta de hasta dónde estamos dispuestos a llegar con la aventura que estamos emprendiendo. No quiero desanimar a nadie, yo siempre digo que si fuese todo fácil cualquiera lo haría, pero lo cierto es que no lo es. Eso es importante mentalizarse y creérselo. El emprendimiento es subir y bajar escalones, tropezar, caer y con mucha fortaleza levantarse y seguir hacia delante, porque de todo ello aprendemos.   

“El emprendimiento es subir y bajar escalones, tropezar, caer y levantarse y seguir hacia delante, porque de todo ello aprendemos”

Sandra Marcelina Tope Toichoa

P. ¿Quiénes fueron sus principales apoyos en esos primeros momentos?

R. La persona que más influyó en mi decisión fue mi madre. Un buen día me dijo que me había enviado 1000 euros como aportación a mi proyecto. Ella más que nadie sabe que cuando se me mete algo en la cabeza voy a por ello. Y ese gesto significó todo para mí. Fue un proceso muy lento, tuve que ahorrar e incrementar lo que tenía ahorrado, compaginando el trabajo con mi empresa. Tenía conocimientos y sabía que podía hacerlo, así que empecé siendo autónoma y trabajando para otros al mismo tiempo. El apoyo de mi madre, de mis hermanos y mis amistades me dio mucha fortaleza.

P. ¿Cuál es la historia detrás del nombre de su marca?

R. Fue muy divertido elegir el nombre. Creé un grupo de Whatsapp con mis amigos. Cada uno proponía una idea de posibles nombres y lo comentábamos en el grupo. La idea era crear un nombre que me identificara. No siempre la gente hace eso, pero me pareció más real y auténtico. Sandra es mi nombre de pila, toda la gente cercana a mí, especialmente con la que he crecido, me conoce con ese nombre. Pero mi nombre completo es Sandra Marcelina Tope Toichoa. Abrevié Marcelina (Mar) y añadí las iniciales de mis dos apellidos (T.T). De ahí salió Sandra Martt.

P. ¿Qué habilidades le resultaron más útiles a la hora de poner en marcha su marca?

R. Por muchas habilidades que tengas, sin estudios ni el conocimiento adecuado cualquier idea será como construir una casa sin cimientos, es decir, insostenible. Aunque contrates a gente que te haga todo el trabajo, si tú no sabes qué estás creando te puedes perder fácilmente. Yo tengo esta pasión y me siento bendecida por tener la capacidad de crear una idea, plasmarla en un dibujo, y trabajarla pasando por varios procesos hasta conseguir mi objetivo final, que es un calzado fruto de mi idea original. Ver a otros sentirse a gusto luciendo mis diseños es una sensación que no tiene nombre. Ser humilde es una de las virtudes que tengo. Creo que, si quieres aprender y crecer, debes aprender de otros, aceptar críticas, quedarte con la parte positiva y usarlo con la finalidad de adaptarse y seguir aprendiendo. En el mundo de la moda es muy importante porque está en constante evolución, y más aún moviéndote en un mercado tan grande y competitivo como es el mercado europeo. Es importante innovar, apostar por el cambio, tener visión, y saber adelantarse a las tendencias. Diversificar y adaptarse a los cambios y gustos de clientes potenciales.

P. ¿Cómo describiría la marca Sandra Martt?

R. Sandra Martt es una nueva firma joven de calzado y complementos que refleja nuestra pasión por los zapatos y bolsos de mano. Con diseños de alta calidad y exclusivos, el objetivo es claro: resaltar la belleza natural de cada mujer interpretando y resaltando su lado más femenino con estilo, glamour, elegancia y dinamismo, pero a la vez naturalidad y sencillez. Los valores que transmite Sandra Martt son la elegancia y la calidad en cada uno de los diseños, destacando la personalidad de las mujeres que se sienten identificadas con ellos. Nuestros diseños son exclusivos y eso es lo que queremos transmitir a nuestros clientes. 

P. Ahora mismo tiene la sede en Reino Unido, ¿mantiene la producción en España?

R. Trasladé la base económica de la empresa al Reino Unido porque es donde actualmente resido, pero sigo fabricando y vendiendo en España. Desde que se lanzó la marca no hemos parado. La mayoría de nuestros clientes son ingleses (60%) y españoles (40%). Lamentablemente, en Guinea Ecuatorial solo un público muy reducido conoce la marca Sandra Martt. Me encantaría llegar a más gente ahí, no solo a mis amistades, que son las que hasta ahora han disfrutado luciendo mis diseños, sino también a todas aquellas personas a quienes les apasiona la moda, lucir algo diferente y verse radiantes.

P. ¿Aspira a entrar en el mercado americano, en la New York Fashion Week, por ejemplo?

R. Las pasarelas de New York, Paris, Reino Unido y Milán son las más importantes, sin dejar atrás la Fashion Week de Madrid. Son pasarelas con las que todos los diseñadores soñamos. Pero eso ya son palabras mayores. Primero hay que dar a conocer bien la marca, conseguir un buen posicionamiento en el mercado y seguir trabajando. Con fe y trabajo duro espero conseguirlo algún día. Todavía tenemos mucho trabajo en Europa.

P. ¿Cómo ha afectado el Covid-19 a su negocio? ¿Ha tenido que reinventarse en algún aspecto?

R. Todas las ferias comerciales de calzado y accesorios se han mantenido cerradas por la situación ­sanitaria ­actual y muchas empresas, como la mía, hemos visto nuestros ingresos reducidos de forma significativa. Lo bueno es que como nuestras ventas son online a través de www.sandrasmartt.com, muchos de mis empleados y yo hemos podido trabajar desde casa, lo que nos ha evitado exponernos. A pesar de estos meses difíciles, con la cuarentena a nivel mundial, hemos conseguido añadir una colección de bolsos que se está vendiendo bastante bien.

P. ¿Cuál es su estrategia de marketing para posicionarse en Internet?

R. Utilizamos muchísimo el SEO, Google Ads, motivadores de contenidos, influencers, redes sociales… También trabajamos con una agencia de comunicación que nos está ayudando en ese proceso de conseguir conocimiento de la marca y posicionamiento, utilizando para ello no solo lo digital, sino también otros medios como la televisión y las revistas de moda femeninas, como ELLE, ­Woman, ­Marieclaire o Instyle.

“Cuando tienes un sueño y determinación cualquier ocasión es una oportunidad que te acerca a tu objetivo”

Sandra Marcelina Tope Toichoa

P. ¿Qué es lo más difícil y lo más gratificante de ser empresaria?

R. Cuando empecé trabajaba prácticamente sola. Contrataba los servicios y asesoramientos de otras empresas. Hoy sigo haciendo lo mismo, pero con cinco empleados en plantilla. Como empresaria, lo más difícil son los retos que he de superar todos los días, tomando decisiones, algunas erróneas y otras con éxito. Adoptar decisiones estratégicas acerca del objetivo, delegar responsabilidades, hacer un seguimiento del trabajo de cada uno de mis empleados sin desviarse ningún ápice del objetivo, lograr el target en el tiempo establecido usando las medidas necesarias para conseguir fluidez de ventas y éxitos e intentar que la empresa perdure son algunos de los retos que he de superar todos los días. La gratificación está en ver los frutos y los éxitos de todo ese trabajo, especialmente en equipo, porque a través de ellos veo la empresa crecer.

P. ¿Cuáles serán los siguientes retos de Sandra Martt?

R. Vender nuestros diseños a través de nuestra tienda online, acudir a ferias de calzado dos veces al año y seguir utilizando la comunicación, tanto digital como a través del uso de las RRSS, el SEO o contenidos tanto de web como de print para llegar a un amplio conocimiento de la marca que repercuta en un aumento de nuestras ventas. Y todo ello apoyado por la posible apertura durante este año de una tienda física.

P. En el contexto económico actual, ¿qué le aconsejaría a un emprendedor que no tenga claro si dejar su trabajo para seguir su pasión?

R. Albert Einstein dijo que “solo en momentos de crisis surgen las grandes mentes”. Pero no nos volvamos locos. Yo siempre sugiero, por experiencia personal, compaginar las dos cosas, dentro de lo posible, hasta que tu empresa empiece a generar beneficios. Hay que tener en cuenta que tu trabajo actual te da una liquidez mensual constante, factor fundamental para hacer frente a los gastos de tu empresa. Dependiendo del sector y del tipo de mercado en el cual quieras enfocar tus servicios, las probabilidades de hacer ventas de forma inmediata están por debajo del 50%. Si consigues el 30% de ventas durante los primeros seis meses has de considerarte afortunado.  La idea de emprender es muy atractiva, pero en los tiempos que corren hay que tener las ideas bien claras, mirar las cifras reales, analizar el mercado y trazar un plan bien estructurado. Trabaja muy duro y mucha suerte, porque la vas a necesitar. 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *