Buscar el siguiente contenido...

Olivia García Bernico, directora técnica de GITGE y organizadora del Teg Campus

“Uno de los objetivos es transmitir a los jóvenes que se puede emprender en tecnología”

Olivia García, directora técnica de GITGE

En Guinea Emprende hemos hablado con Olivia García Bernico, la directora técnica del ente gestor de las infraestructuras de telecomunicaciones de Guinea Ecuatorial (GITGE), la institución que organiza anualmente el Teg Campus, un evento que se ha convertido en el principal encuentro tecnológico del país y cuna de los futuros emprendedores tech.

Eventos como el Teg Campus, el concurso tecnológico más grande de Guinea Ecuatorial, dan la bienvenida anualmente a todos los jóvenes ecuatoguineanos, aficionados a la tecnología o no. Camino de la tercera edición, el certamen ya maneja cifras interesantes de participantes y organizadores. Fuera de lo que se expone puntualmente en el polideportivo de Malabo, donde se celebra el evento anual, el concurso tiene entresijos que sólo puede explicar una persona que pasa noches sin dormir y días sin descansar “para que todo salga bien”. Ella es Olivia García Bernico, directora técnica del Ente Gestor de infraestructuras de Telecomunicaciones de Guinea Ecuatorial, GITGE, la entidad organizadora del evento: “en el 2018, el departamento comercial tuvo la iniciativa de hacer algo nuevo y diferente. De ahí surgió el Teg Campus. Se organizó en poco tiempo y el resultado fue muy bueno; la acogida fue tan espectacular que se decidió que sería un evento que se celebraría cada año”. García Bernico se encuentra siempre en el epicentro de la organización, ahí donde se cuece todo, donde se tejen los programas y donde se planifican todas las ilusiones que posteriormente se comparten con los participantes, generalmente jóvenes apasionados de la tecnología. Tiene una agenda tan apretada que ofrecer una entrevista a cualquier medio de comunicación, le resulta bastante difícil. Pero, en Guinea Emprende lo hemos conseguido. La conversación se desarrolla en su despacho inundado de luz natural donde nos habla sosegadamente de la razón de ser y los principales objetivos de un evento que representa la gran cita tecnológica de Guinea Ecuatorial.

Photo Credit: GE Emprende

P. En este 2019 se ha celebrado la segunda edición, ¿qué diferencias ha percibido con respecto a la del año anterior?

R. Hay bastantes cambios entre la primera edición y la segunda. El evento de 2018 fue un poco la prueba piloto; no sabíamos muy bien qué esperar del evento, qué acogida tendría… La edición de 2019 la empezamos a preparar con meses de antelación, con una gran campaña de marketing, con un gran número de patrocinadores y con la incorporación de nuevas actividades, como las ponencias o el Bootcamp, que es como una pre-incubadora para la gente que ya tiene proyectos más maduros.

P. ¿Qué impacto espera GITGE conseguir en la sociedad ecuatoguineana con el Teg Campus?

R. Lo que espera es que esta iniciativa social ayude a motivar a los jóvenes que están interesados y que sienten pasión por la tecnología para seguir por este camino y también ayudar a los que tienen algún tipo de inquietud emprendedora a poner en marcha sus proyectos, dándoles algunas pautas y consejos y allanándoles un poco el camino.

P. ¿Hay resultados ya tangibles?

R. Independientemente de lo que son los concursos, durante la celebración tuve ocasión de hablar con algunos de los participantes y el sentimiento unánime era que por fin tenían la oportunidad de conocer y aprender todas las novedades tecnológicas. Recuerdo la conversación con una chicha de apenas 14 o 15 años que estaba entusiasmada con uno de los talleres de animación en 3D porque pensaba que era imposible aprender eso en Guinea. Estaba emocionada porque podía por fin hacer algo que realmente le había fascinado siempre y que hasta el momento se había limitado a verlo desde la distancia. Esta anécdota es muy reveladora de hasta qué punto el Teg Campus puede ayudar a estos jóvenes y estimularles para acercarse a la tecnología y para, incluso, lanzar sus propios proyectos.

“Cuando quieres conseguir algo, a menudo no es tanto una cuestión de conocimientos o de recursos, sino de tener las ganas y el compromiso con uno mismo”

Olivia García, directora técnica de GITGE

P. Durante el evento se realiza también un concurso que premia proyectos en tres áreas: desarrollo de webs, desarrollo de apps y robótica ¿Cuál es el beneficio que tienen los ganadores del concurso? ¿Qué es lo que cambia en sus vidas tras ganar un premio?

R. En efecto, el Teg Campus no es sólo venir al evento, concursar y llevarse un premio. Tras la celebración continuamos ayudando a esa gente, dándoles soporte y haciendo un seguimiento del proyecto. El esfuerzo de sacar adelante las iniciativas depende, en primer lugar, de las personas que las presentan, porque, además del desarrollo tecnológico, también tiene que hacer estudio de mercado, plan de negocio, un plan de marketing y esto no lo hacemos por nadie. Desde Teg Campus les ayudamos y asesoramos, pero cada uno debe sacar adelante su proyecto. En lo que se refiere a los participantes del Bootcamp, por ejemplo, muchos de ellos tenían sólo una idea de negocio y durante el Bootcamp han encontrado las herramientas para poder desarrollarla. Esto significa que de aquí a poco tiempo pueden incluso convertirse en empresas. Pero el Teg Campus puede ser también un escaparate para darse visibilidad. Uno de los ganadores de la última edición por ejemplo ha conseguido un empleo relacionado con la página web que él presentó.

“Para el concurso de inventos, desarrollo de aplicaciones y de páginas webs, el único criterio que ponemos es la edad, deben tener entre 16 y 35 años”

Olivia García, directora técnica de GITGE

P. ¿Qué piensa hacer GITGE con los proyectos ganadores del concurso y con los seleccionados en la Bootcamp?

R. GITGE hace un acompañamiento a esta gente para ayudarla a que esta idea vaya creciendo, se vaya perfilando y al final, sea una idea de negocio, una aplicación que sea usable y que a la gente le sirva de algo. Que no solamente se quede en una demo. Nosotros hacemos acompañamiento, pero ya es responsabilidad de la gente que presenta esos proyectos trabajar en ellos y poner lo suficiente para poder terminar de desarrollarlos.

P. ¿Qué criterios establece GITGE para seleccionar a los candidatos?

R. Los criterios son diferentes. Para el concurso de inventos, desarrollo de aplicaciones y de páginas webs, el único criterio que ponemos es la edad, deben tener entre 16 y 35 años. A partir de ahí el formulario es muy sencillo, porque es un concurso enfocado a los jóvenes y queremos que participe el máximo número de gente, por eso tratamos de eliminar cualquier tipo de limitación. El Bootcamp ya es más restringido. Aquí sí que hay un cupo y un límite de acceso porque es un programa más complicado y más intenso, que requiere un esfuerzo mayor por parte de los participantes. Es necesario tener un proyecto o idea de proyecto un poco más consolidada, porque no está pensado para proyectos que empiezan desde cero sino para acompañar a las ideas que ya se tienen, y que, al menos, uno de los miembros del equipo esté dispuesto a dedicarse de lleno al proyecto y focalizarse en él durante los seis meses que dura el programa de incubación.

P. ¿Puede un proyecto optar al Bootcamp sin presentarse en el Teg Campus?

R. En esta primera edición del Bootcamp, era requisito imprescindible estar inscrito en el Teg Campus, ya que era entonces cuando se hacían los talleres, cuando estaban los profesores y cuando podíamos enseñar a cada uno cómo ir avanzando con su proyecto. Es posible que más adelante se abra una segunda ronda de Bootcamp independiente, pero, de momento, se está trabajando sólo con los que se presentaron durante el Teg Campus.

“El Teg Campus no es sólo venir al evento, concursar y llevarse un premio. Tras la celebración, seguimos haciendo seguimiento y apoyando”

Olivia García, directora técnica de GITGE

P. ¿Qué impacto puede tener el Teg Campus en el emprendimiento nacional?

R. Uno de los objetivos finales del Teg Campus es transmitir a los jóvenes la idea de que se puede emprender en tecnología. De hecho, todos los ganadores tienen el asesoramiento en emprendimiento y también se está mirando la posibilidad de conceder becas a nivel nacional. Quizás con estas dos primeras ediciones todavía no vamos a ver un resultado muy definido, pero estamos convencidos de que en las siguientes ediciones sí. Y en este objetivo juega un papel muy relevante el Bootcamp, que se ha incorporado en esta edición precisamente para atraer a todas esas personas que tienen intención de crear una startup.

P. El presidente del Banco Africano de Desarrollo (BAD), Akinwumi Adesina, visitó la última edición del Teg Campus y prometió apoyar la iniciativa. ¿De qué manera se va a materializar ese apoyo?

R. Hemos tenido ya dos reuniones con los responsables del BAD encargados de este tipo de proyectos. Una primera reunión fue en Abiyan y la segunda aquí en Malabo. Por nuestra parte, vamos a hacer todo lo que haga falta para que este compromiso se haga realidad de una forma u otra. No sabemos de qué manera se va a materializar esta ayuda. Puede ser apoyo económico para desarrollar los programas productivos, para ayudar en la organización del evento, para conceder becas, para promover el emprendimiento, para invertir en los nuevos proyectos… Las opciones son múltiples, de manera que hasta que no tengamos toda la información, no podemos decir cómo lo vamos a distribuir porque no sabemos qué es lo que nos van a ofrecer. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que el BAD es un banco, de manera que, si ofrece dinero, evidentemente será a cambio de algo.

P. ¿Prioriza GITGE algún tipo de talento tecnológico en función de las necesidades de emprendimiento y de la precariedad tecnológica de nuestro país?

R. De momento no se ha hecho ninguna priorización en el Bootcamp. De hecho, no solamente se han acogido proyectos relacionados con las TIC´s, también se han aceptado iniciativas vinculadas al transporte público o a la agronomía. Todas tienen lógicamente un componente tecnológico, pero hasta la fecha les damos la misma importancia a todos.

P. ¿Qué ha aprendido usted personalmente de estas ediciones?

R. Aprendí, por ejemplo, que cuando quieres conseguir algo a menudo no es tanto una cuestión de conocimientos o de recursos, sino de tener las ganas y el compromiso con uno mismo. En estas ediciones hemos visto muchos jóvenes que no tenían ninguna formación base en programación o desarrollo de aplicaciones pero que han hecho y presentado proyectos muy buenos. El querer hacer algo depende de la motivación, de las ganas que se tenga y de la confianza en uno mismo. Estas son las impresiones que me llevo del concurso, no solo en esta segunda edición, sino desde la primera. Y a nivel de organización, una satisfacción personal muy grande. Todos los del equipo hemos trabajado durante muchas horas y muchas noches con mucha ilusión, pero al final siempre se alcanza una unión muy fuerte entre la organización y los concursantes y se establece un ambiente muy bueno, donde puedes disfrutar de la pasión y las ganas de los participantes.

Etiquetas:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *