Buscar el siguiente contenido...

La gestión del teletrabajo: prácticas para garantizar la productividad

Yolanda Asumu Hickson, CEO y fundadora de ICUBEFARM y fundadora de BBC GE SL.

Aunque el concepto de teletrabajo no es nuevo, el confinamiento provocado por el Covid-19 le ha dado un impulso sin precedentes. Gerentes y departamentos de Recursos Humanos han descubierto muchas de sus ventajas. ¿Es una opción que ha venido para quedarse? Desde ICUBEFARM nos dan las principales claves al respecto.

El teletrabajo ha demostrado ser una fórmula eficaz para la continuidad del negocio durante los tiempos del Covid. Muchas compañías han descubierto en los últimos meses todas las oportunidades que trae consigo, desde la reducción de los gastos tanto para el empleador como para el empleado, hasta, en muchos casos, un aumento en el nivel de productividad de los trabajadores. Por lo tanto, no es de extrañar que cada vez más empresas adopten esta forma de trabajar y que muchas de ellas se estén planteando continuar con el teletrabajo incluso después de que termine la pandemia.

A pesar de ello, y por muy beneficioso que pueda ser el trabajo a distancia, también presenta numerosos desafíos que obligan a gerentes y responsables de los Recursos Humanos a ser proactivos a la hora de reconocer y superar las dificultades. En este sentido, los altos cargos de las compañías deben poner en marcha algunas prácticas clave que permitan no solo garantizar la productividad, sino también conseguir que la compañía salga reforzada tras la pandemia.

Practicar liderazgo efectivo

Es importante definir claramente las tareas de los trabajadores y ser activo en el monitoreo y medición de su cumplimiento. Por ello, resulta conveniente poner en marcha revisiones permanentes con el fin de mantener los niveles de productividad de los trabajadores y atajar un posible problema de falta de rendimiento.

Aprovechar las innovaciones tecnológicas

La empresa debe proveerse, en la medida de sus posibilidades, de las herramientas más innovadoras para asegurar la comunicación, el intercambio de información y la colaboración entre los miembros del equipo. De esta manera se asegurará el funcionamiento fluido y continuo de la actividad empresarial.

Mejorar la comunicación

El diálogo continuo es clave para hacer que los empleados que se encuentran trabajando se sientan alineados con la filosofía empresarial. Además, ayuda a fomentar una mejor relación entre los equipos y entre los trabajadores y la compañía. La comunicación constante con los profesionales permite que se sientan mejor valorados.

Involucrar a los empleados

Involucrar a los empleados que están teletrabajando en los procesos de toma de decisiones también es clave para reforzar su autoestima y su compromiso hacia la compañía. El hecho de dar voz a los miembros de un equipo les permite empoderarse y afianzar su sentimiento de pertenencia a la empresa.

El teletrabajo supone un amplio abanico de ventajas tanto para empresarios como para trabajadores. Por un lado, puede suponer un ­aumento de productividad para la organización. Y por otro, permite a los profesionales desarrollar una forma de actuar más autónoma y creativa, además de ofrecer la oportunidad de conciliar la vida profesional con la personal.

Este nuevo método de trabajo, que en muchos casos ha llegado para quedarse, también ha arrojado luz sobre la necesidad de que el continente africano invierta de inmediato no sólo en Internet y telecomunicaciones estables y rentables, sino también en la formación tecnológica. Para que la gestión del trabajo a distancia por parte de los Recursos Humanos sea efectiva se debe invertir tiempo, energía y financiación en el activo más valioso de cualquier empresa: sus trabajadores.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *