Buscar el siguiente contenido...

Luis Edú Acevedo, regente de Finca Sampaka

“Nuestro cacao es mejor que el industrial: lo seleccionamos grano a grano”

Luis Edú Acevedo

Con una historia de más de cien años a sus espaldas, Finca Sampaka, la plantación de cacao que inspiró Palmeras en la Nieve, afronta un nuevo reto con la implantación de una fábrica para la elaboración propia de chocolate artesano. La tercera generación de propietarios es la responsable de esta nueva aventura.

Photo Credit: GE Emprende

Al subir por la entrada de las palmeras que ornamentan el acceso al patio Mayo (Malabo, Guinea Ecuatorial), se percibe el olor a cacao que ha presidido Finca Sampaka desde hace más de 100 años. Es un lugar con mucha historia, incluso cultural: el libro y la película “Palmeras en la Nieve” están basadas en las vivencias del padre de la autora, Luz Gabás, en esta finca. Luis Edú Acevedo representa a la última generación de la familia española, ya nacionalizada ecuatoguineana, que dirige la finca desde 1906. “Mi abuelo dirigió la plantación hasta el año 1985 en que se retiró. Mi padre, que nació aquí, también continuó con la Finca Sampaka. Y, ahora estoy yo que, desde que me incorporé hace tres años, me propongo dirigirla con el apoyo de todo el personal que siempre ha trabajado a nuestro lado.” El hecho de que un hombre de raza blanca se apellide Edú, sin que ningún progenitor suyo sea de raza negra, es la primera sorpresa. “Siempre me lo preguntan. Yo les digo que soy ecuatoguineano, mi padre lo es y mi abuelo lo era”, dice. Edú, arquitecto de paisajes de profesión, regenta la finca y la fábrica de chocolate, todavía en pruebas y recién incorporada a la empresa para promover la integración vertical. A esta labor gestora, suma la dirección de Jardinería en la empresa CAMASA, donde saca a pasear sus dotes de arquitecto de exteriores por la universidad de Montreal en el diseño de espacios verdes. Para Guinea Emprende, la fábrica de chocolate es el objetivo y, en su interior, se respira el aroma a cacao molido y a sus diferentes variantes.

Photo Credit: GE Emprende

“Nuestro marketing ahora es más de boca a boca y de mucho foco en Instagram, para que la gente vea lo que publicamos”

Luis Edú Acevedo

P. ¿Cómo se les ocurrió la idea de elaborar chocolate después de tantos años dedicados únicamente a la producción de cacaotal?

R. Este cambio se produce como consecuencia de una toma de control de la empresa por una nueva dirección. Es un sentimiento antiguo, pero que necesitaba un impulso por gente nueva.

P. ¿Cuál es la situación actual de la fábrica y qué retos afrontan desde su apertura?

R. Apostamos por un chocolate artesano, al modo bean to bar, es decir, directamente de nuestras propias semillas de cacao a la tableta de chocolate, y con una maquinaria básica. Antes de comenzar a invertir mayores cantidades, queremos demostrar que somos capaces de dar la calidad necesaria que nos diferencie. El primer reto es el aprendizaje, después utilizar correctamente nuestros recursos, formar al personal y establecer una logística de producción específica. Obviamente, para todo ello tenemos que invertir.

P. ¿Cómo explicaría el concepto bean to bar a los ajenos al mundo del cacao y el chocolate?

R. Es un movimiento que nació en Estados Unidos. Literalmente significa del grano a la barra, o en nuestro idioma sería de la semilla a tableta. Generalmente los chocolateros hacen el chocolate a partir de una pasta industrial que ya han creado las grandes fábricas. En nuestro caso, nos ocupamos de todo el proceso y, por eso, podemos decir que es desde el árbol hasta la tableta.

P. ¿En qué se diferencian los productos de la Finca Sampaka de los que se producen a nivel industrial?

R. En cuanto al contenido, nuestro producto es mejor que el que se produce a nivel industrial. En las industrias cogen todo el cacao y sacan el producto. El cacao que usamos aquí es el mejor: lo seleccionamos grano a grano. Con lo cual, es un cacao de alta calidad. Esta diferencia lógicamente también repercute en los precios, pero hemos intentado bajarlos lo máximo posible para que sea asequible.

“Estamos continuamente innovando en productos. Esto es un laboratorio donde creamos de forma constante”

Luis Edú Acevedo
Photo Credit: GE Emprende

P. ¿Qué capacidad de producción tiene la fábrica y cuál es el alcance de su distribución?

R. Nuestra producción actual está limitada a unos 2.000 kilos de cacao bruto en este primer año.  Nuestra maquinaria es básica y nuestra distribución es prácticamente local. En cuanto a los productos, estamos continuamente innovando. Nosotros producimos según la demanda de los clientes y según los productos que queremos ir probando. Esto es un laboratorio donde estamos creando de forma constante. Utilizamos los tiempos entre pedidos para probar productos nuevos… Ahora, por ejemplo, cuando tengamos un poquito de tiempo, intentaremos probar con coco. Creo que esto atraerá más a los clientes. Esperamos aumentar las cantidades ya que estamos animados y con ganas de seguir creciendo.

P. ¿Qué estrategia de marketing utilizan?

R. Ahora mismo es más de boca a boca. Hablamos con las grandes superficies, ya que todo el mundo va ahí. Estamos probando. Lo que queremos es conseguir una buena calidad y que la gente diga que el chocolate es bueno. Sabemos que al mercado le está gustando. Donde sí estamos poniendo el foco es en Instagram para que la gente vea lo que estamos publicando. De momento, hacemos un marketing pequeño porque la producción es pequeña.

P. ¿Cuál es su visión de futuro para Finca Sampaka?

R. Nuestro objetivo es ir dando pasos hacia adelante siempre con precaución, evaluando nuestras posibilidades, aumentado la distribución y el mercado. Queremos que el cacao que manejemos sea de una calidad extraordinaria y para eso será necesario invertir en recursos humanos y en una maquinaria de mayor capacidad.

Etiquetas:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *